Turismo Cervecero – Bruselas

 En Eventos, Noticias

Turismo Cervecero – Bruselas

Aterrizamos en Bruselas el viernes a las nueve y pico de la mañana tras un madrugón de padre y muy señor mío. Nos desplazamos en tren a la ciudad (8€ – Un atraco) y buscando donde tomar un café entramos en un lugar un tanto extraño llamado Brasserie  Cantillon; Os juro que ni una sola cafetería en todo el trayecto, palabrita del niño Jesús.  Café no tenían, pero láctico para enterrarnos. Acordamos (como los machos de antes sellamos el pacto escupiéndonos la mano justo antes de estrechárnosla)  tomarnos solo un par y seguir la apretada agenda prevista.

Somos hombres de palabra, habíamos dicho 2 así que teníamos que centrar el tiro, no todos los días pasa uno por Cantillon. Optamos por botellas de 75cl de Lou Pepe Framboise 2014, Classic Geuze (2006), Saint Lamvinus Gran Cru 2016 , Nath 2017 y un copetín de la Lambic D´Haute Densité… Un español solo tiene una palabra.

Tras comprar unos suvenires descubrimos que la hora belga de comer se nos había pasado. No son gente a favor a este respecto para un latino.

Como ya no podíamos almorzar, preguntando nos informaron de una nano brewery que acababa de inaugurarse a escaso metros de Cantillon.

L’ermitage es un brew pub de tamaño medio y muy chulo… Muy alternativo y con una decoración moderna y muy atractiva. Solo tenían dos birras cuando fuimos, APA y SIPA. Correctas sin más… Se nota su juventud aunque el lupulito después de los vinagres se agradece. Será bonito ir en un par de años y ver su progresión.

Paseíto de unos 10 minutos al Moeder Lambic Fontainas. Un súper bar con una interminable carta que además de todo lo Belga tiene joyas internacionales. Muy bien decorado, destacan las impagables fotos que presiden sus paredes de ilustres del craft. También a destacar una gran terraza en la que, si el clima lo permite como era el caso, puedes echar la tarde. Yo me decanté por una Oud bruin de Verzet y una Saison de fabricación propia del Moeder. Como anécdota, de tapa con cada birra te ponen un poquito de malta… que se agradece la verdad.

¡Coño¡ Las cuatro largas y sin comer…. Ni desayunar… Los belgas no son gente a favor para comer, pero a las cinco se puede cenar en todos los restaurantes…. MOLA.

Otro paseíto esta vez por todo el centro para tener la primera toma de contacto con la Grande Place (Espectacular… De las más bonitas del mundo) y el Manekken Pis, una micro fuente que bueno… hay que ir y hacer una foto madre para que no piensen que te pasas el día bebiendo.

A las 17 como clavo estábamos en Nüetnigenough. Un restaurante de menos de 10 mesas en el que NO SE PUEDE RESERVAR y que suele estar hasta las cejas. Pero como éramos los primeros tuvimos el privilegio de comer-cenar en una de sus dos mesas de terraza.

Todas sus especialidades, o casi, incluyen cerveza en su elaboración. Esa es la gracia. A destacar: Bien de precio para ser Bélgica. Exquisito el Waterzooi (Un guiso de pescado, moluscos y salsa cremosa brutal) Muy rica una carne en salsa de Cuvée René (si bien pedirla poco hecha porque la nuestra venía pasadita) Deliciosas la patatas fritas (allí son religión) y especial mención a la mayonesa casera y al birrote que la acompañó: Blaugies & Hill Farmstead La Vermontoise. En negativo: Lo dicho, hasta las cejas. Y la pils de la casa que es una Dupond más mala que las canciones de la terremoto de Alcorcón.

Con la panza llena llegamos tarde a la premier del festival de la que ya no salimos. Bueno, técnicamente si salimos… Porque Bélgica es un país maravilloso en el que los “chinos” 24h venden cosas como Chimay, Rodenbach, Bush, etc,. Son como las tiendas de cerveza buenas que había en Madrid en los 80 y 90’s. Así que como no habíamos bebido bastante decidimos sentarnos en una terracita muy bucólica que tenía el hotel y arreglar el mundo mientras nos postulábamos a la diabetes y nos comían los mosquitos.

Sábado Día 2: Festival. A full. Empezamos a las 11 como si no hubiera mañana. ¿Conclusión? El antes conocido como joven López se desfonda (ojo, se desfonda… no se emborracha) y tras una mañana dedicada al vinagre casi al 100% a las cuatro de la tarde su cuerpo solo pide agua…. Y a las 17 cama… Y se la tuve que dar. El gran Gago aguanta como un jabato hasta el cierre del festival y se va de cena & farra con Sven y Juan (Naparbier) Xescu (Beerbox) y Glenn (Alvinne). Obviamente yo no me quedo en el hotel, me incorporo justo después de la cena. Los asistentes se alegran mucho de verme y lo expresan con vítores como: Mariconazo, nenaza, flojo, menuda mierda de bloguero, no vales pa na y un largo etcétera de parabienes que servidor, lógicamente, entiende y agradece.

Estamos en el Dynamo (Bar de Soif) 18 grifazos en plan moderno. Hay algún clásico pero en modo vanidoso. Muy bien de precio además. Merece visita y el chaval con aire de Harry Potter que lo regenta es muy majo. Para recuperar le doy un repaso a la pizarra que la dejo tiritando. Pero Gago no pierde el ritmo, me empieza a asustar… Las 2 de la mañana…

Nos expulsan del Dynamo así que vamos al Moeder Lambic Original que está a 200 metros a tomar la última. El original es el mismo rollo que el Fontainas. Mucha variedad y mucho pepino en barril y en botella. Caen 2… Gago sigue. De camino al hotel parada en un “Paqui” para pillar azúcar líquido y un poquito de acético y vuelta a nuestro parterre en el hotel. Me acuesto yo antes que David. MIEDO. Cubro mi ojete con cinta americana para que al tratar de quitármela me despierte.  

Domingo Día 3: Cuando suena el despertador a las 10.30h yo ya me he duchado. Lo dejo sonar pero Gago no reacciona. Con un espejo compruebo que respira. Espero 10 min y apago la alarma antes de que se quejen los vecinos. Le pregunto pero no reacciona. Así que le doy un cachete en la mejilla con el pene (por diversión, nada sexual) y me voy al festival. No encuentro café (no turco y aguado) así que desayuno una APA de Naparbier con Siren y vuelta al vinagre que hay que recuperar las horas perdidas el día anterior. A las tres de la tarde aparece el señor… No tiene mala cara, parece fresco. Nadie le insulta… Rajarse a media tarde es de bujarra pero perderse la mañana completa está ok. Cosas de cerveceros.

Al rato siento llegar la muerte del ácido y amago irme pero antes decido seguir un lateral del festival inexplorado con David y Xescu y me vengo arriba. Hoy me toca maratón a mí. Aguantamos en el BXL sin parar de probar cositas hasta que nos echan no sin antes comprar pepinos en la surtida tienda del festival para consumir en nuestro nido (de arañas ,no de amor)

Paseíto al centro. Quiero ver la Grande Place iluminada. Impresiona, vive Dios. Cenamos los clásicos mejillones y patatas fritas en Chez Leon. (que estaban muy ricos por cierto) acompañados de una Gran Cru de Brasserie St-Feuillien y nos tomamos la última en el Delirium Tremens que me pareció muy chulo pero con una oferta muy clásica de batalla y sobre todo MUY caro. Eso si, hay que ir. Impresiona el callejón en el que está y en el que todos los locales son suyos. Por lo menos 6 o 7. Además es donde esta la prima de Manekken (mucho menos famosa pero que es lo mismo pero acuclillada)

Vuelta al hotel no sin antes pasar por el 24h…. necesitamos algo que beber mientras se enfrían los pepinos de Lord Hobo y otros que hemos comprado en el festival. Nos dan las tantas…

Lunes (Día 4): Nos echan a las 10 del hotel. Aunque nuestro cuerpo pide alcohol se lo negamos. Café y una hora de paseo hasta el Atomium. Hace calor y se está de lujo. Nos tomamos UNA PEPSI templada. Con dos cojones. Y a casí 5€.  Estamos muy locos.

Hemos quedado a comer con la familia Agullons a la una en el centro. Uber y a La Tana. Italiano con mucho craft (Mucha italiana, pero también Cantillon y pepinos súper bien de precio. Oferta muy llamativa) Una jarrota de Vienna Lager de Canediguerra nos recibe. Después Kriek de Ranke, Ritual LAb, Hilltop Brewery y Cantillon. La pasta es BRUTAL. Y de maravilla en factura. Un 10. Eso sí… No tendréis la suerte de compartir mesa con Carlos, Montse y familia. ¿O sí? Quién sabe.

Para casa.

Mañana no os perdáis la crónica del BXL Beer Festival. 

Direcciones:

Brasserie Cantillon/Musée Bruxellois de la Gueuze – rue Gheude 56 – 1070 Bruxelles (Anderlecht)

https://www.cantillon.be/

Nanobrasserie l’ermitage : 24-28 Rue Lambert Crickx – 1070 Anderlecht

http://ermitagenanobrasserie.be/

Moeder Lambic Fontainas – place Fontainas 1000 Bruxelles

https://www.moederlambic.com/

Nüetnigenough – Rue du Lombard 25, 1000 Bruxelles, Bélgica

Dynamo – Bar de soif: Chaussee d Alsemberg, 130 Brussels,  Belgium 1060

Moeder Lambic Original – Rue de Savoie 68, 1060 Saint-Gilles, Bélgica

Chez Leon – Rue des Bouchers 18, 1000 Bruxelles, Bélgica

Delirium Café – Impasse de la Fidélité 4, 1000 Bruxelles, Bélgica

La Tana – Rue de l’Enseignement 10, 1000 Bruxelles,

 

 

 

 

Recommended Posts
Comentario
  • José - teddybeer
    Responder

    Me parto contigo. Estáis taraos por completo David y tu; tu y David. Vaya forma de beber. Eso sí por mi parte tampoco le hubiera hecho desprecio a tanto lámbico.
    Que ganitas tengo de volver a Bruselas y lo mucho que ha cambiado desde mi última visita.

    Un saludo, salao!!

Deja un comentario

*

Contacta con nosotros.

¿Quieres preguntarnos algo? ¿O simplemente aportar algún contenido a la web? Déjanos un mensaje y nosotros te respondemos.

¿No lo entiendes? Cámbialo. captcha txt

Escribe lo que quieras y pulsa Intro para buscar: