La Nevera Perfecta de Joan Birraire

 En Entrevistas

La Nevera Perfecta de Joan Birraire

www.birraire.com/

Solo nos hemos visto en una ocasión. Joan hacía ruta por Madrid y era la oportunidad de conocer a una de las mejores prosas de la cerveza, si no la mejor. Y solo puedo decir que como persona Joan está a la altura de sus letras. Un gran tío detrás de un gran blog.

Obviamente no podía perder la oportunidad de asaltarle para una nevera y todo disponibilidad.

Honor extremo recibir la visita de Joan Birraire. Todo tuyo crack.

Por la presente, atiendo contento a la petición del compañero Israel para aportar mi parte en la sección de la Nevera Perfecta de Cervézame. Mi nombre es Joan Villar-i-Martí, escritor, entusiasta cervecero y consultor. Escribo en varios medios, principalmente en el blog Birraire, del que soy editor desde 2010. Asimismo, soy parte del equipo de organización del Barcelona Beer Festival. Colaboro en multitud de iniciativas cerveceras durante el año, si bien mi profesión es la de consultor de riesgos financieros.

Mi nevera perfecta representa aquello que, de forma más o menos ordenada, trato de mantener en la nevera real de casa: más allá de one-offs y referencias poco habituales, aquellas cervezas que me apetece tener al alcance para cubrir la amplia mayoría de ocasiones en las que apetece tomarse una. Aquellas que compro a cajas sin pensarlo: quizás no sean las mejores, o quizás sí. Algunas podrían ser fácilmente sustituidas por otras de similares, pero en todo caso os aseguro que todas ellas son excelentes.

Pues venga, vamos allá. Cuidado con los imanes, Isra. Dale, ya puedes abrir la puerta:

  1. Guineu Riner (Session IPA) Mi cerveza de batalla por excelencia. ¿Por qué una sin alcohol cuando con 2,5% ABV puedes beber sin intoxicación una cerveza refrescante y maravillosamente aromática a cualquier hora del día? Un clásico que nunca falla.
  2. Augustiner Lagerbier Hell (Helles) Todo lo que quieras, pero una nevera sin una sola Lager es una nevera coja. Y como de Chequia nos llegan pocas y no siempre en su máximo esplendor, que sea este clásico bávaro. Fina, deliciosa; no falla.
  3. Schneider Tap 7 Unser Original (German Hefeweizen) En una nevera tampoco puede faltar el trigo; y en la mía menos, dado que son las favoritas de Mrs. Birraire. Y dentro de ellas, ya puestos nos quedamos con ese delicioso perfil especiado característico de Schneider.
  4. Ales Agullons Veritaine (English Pale Ale) Una nevera llena, por favor, para cuando vengan visitas y se quiera una cerveza de mesa, para ir tomando tranquilamente. Al rato, todos estarán más sociable, y sin enterarte habrás vaciado una cantidad importante de botellas.
  5. Edge Brewing Hoptimista (IPA) Apostar por el producto nacional pasa por beber IPAs; y de entre ellas, seguramente mi favorita sea la de Edge, que lleva un tiempo saliendo excepcional. Ideal como refresco, o para acompañar comidas grasientas y/o picantes.
  6. Ayinger Celebrator (Doppelbock) Para no descompensar, y para cierto tipo de comidas, faltaría algo de perfil maltoso. La Celebrator es una apuesta segura, siendo no sólo una cerveza muy sabrosa y sólida, sino además una Doppelbock de graduación moderada a sus 6,7%.
  7. Saison Dupont (Saison) Comodín clásico, para comer o tomar relajadamente, para disfrutar de los aromas especiados y salvajes que aporta su levadura. A veces creo que no nos damos cuenta del cervezón que llega a ser. (Podría entrar en sustitución de la misma alguna Tripel, como la de Westmalle).
  8. Boon Oude Geuze (Lambic Geuze) No es la mejor Geuze que haya probado, pero sí la que presenta un mejor equilibrio entre calidad-precio-disponibilidad. Perfecta para el aperitivo, para saciar la sed o para entretener la nariz. Tan versátil que incluso está disponible en 25 cl.
  9. Chimay Bleue / Grande Reserve (Belgian Strong Ale)  Mi cerveza fetiche, con la que me enamoré definitivamente y para siempre de esta bebida. Fresca o añejada, sola o acompañada de platos de carne. Y a temperatura ambiente; sacadla un poco antes.
  10. La Pirata Blackblock (Imperial Stout) Faltaba la cerveza de copa. Con ella, La Pirata que se ganó el paladar y el corazón de muchos, con razones de peso y sabor. Nuevamente, a tomar fresca o añejada. Y, de vez en cuando, en su versión Bourbon Barrel Aged para rematarlo.

Nótese que del producto ‘craft’ he listado básicamente referencias locales. Desde el momento en que nos importa el frescor, y creo que no me equivoco al afirmar con rotundidad que nos importa, tiene lógica apostar por lo que uno tiene cerca: es la mejor manera de asegurar el desarrollo de quienes producen a tu lado, y con ello contar con el producto más cercano y, por ende, fresco posible.

Sorprenderá, a quien conoce mis gustos, que no haya ninguna cerveza británica en mi nevera perfecta. El motivo no es otro que la falta de disponibilidad. De poder meter referencias menos habituales en mi nevera perfecta, en la lista seguro que figurarían la Brains Dark, o la Sharp’s Sea Fury. La primera, una Mild perfecta, delicada y a su vez llena de sabor a sus 4,1% ABV, bebible como pocas. La Sharp’s, por su parte, una Extra Special Bitter para tomar a cajas, que conserva un nivel excepcional en botella, algo no tan habitual.

Venga macho, cierra la nevera. Y que no baje de 8 grados.

Salut i birra!

Recommended Posts

Deja un comentario

*

Contacta con nosotros.

¿Quieres preguntarnos algo? ¿O simplemente aportar algún contenido a la web? Déjanos un mensaje y nosotros te respondemos.

¿No lo entiendes? Cámbialo. captcha txt

Escribe lo que quieras y pulsa Intro para buscar: