Diarios de un borracho – Londres (Día 1)

 En Eventos, Noticias

 

Diarios de un borracho

Londres y Beavertown Extravaganza (Dia 1) 

Viernes 8 de septiembre de 2017. 03.30 de la madrugada. Despierto sobresaltado. Creo que me he dormido y me he perdido el mejor festival del año. Pero no… Llevo meses esperando este finde y son nervios.

Ducha, café y para cuando suena el despertador estoy ready to go.

Recojo al niño (Nacho) en la plaza Castilla y con bastante pelete (frío) en la moto nos dirigimos a la T4 por la R2.

Me cobran. Yo pensaba que a esas horas era gratis. Pues no.

Había mirado el parking de motos por Internet y a él me dirijo. Pero cuando llegamos también cobran. Así que terminamos abandonando la moto en un sitio rarísimo y rezando para que esté a la vuelta nos encontramos con el grupo en la terminal.

Los fenómenos extraños se suceden:

Ligo con el policía del control atraído por mi camiseta de cervezame.com.

El niño tarda 25 minutos en ir al baño.

Las chicas (1001 cervezas) casi se quedan por no llevar los biilletes

Trappero ha llegado a su hora.

Todo digno de análisis por parte de Iker Jimenez.

Nos sentamos por fin en la parte trasera del avión. Los tres chistes sobre accidentes aéreos de rigor y selfie. Al ver la foto queda patente que el tercer pasajero de nuestra fila desconfía…

Despegamos. Todo parece ir bien pero no se apaga la señal de cinturones. Algo ocurre. Las azafatas recorren inquietas el avión. Diez minutos más tarde vuelta a la normalidad. Pregunto a una azafata. Me informa de que el piloto estaba alarmado porque uno de los motores del lado izquierdo del avión hacia un ruido anormal pero que había resultado ser un gordo roncando en las primeras filas. Trappero duerme como un angelito mientras Estornudo Mortal sufre el bochorno.

Me duermo yo también. Apoyo dulcemente mi cabeza sobre el hombro del desconocido de mi izquierda y no vuelvo a ser consciente de nada hasta que oigo lo de tripulación armen rampas. El desconocido me mira raro. Tengo babas en la barba. Mala señal…

El avión toma tierra con suavidad. Aplausos de emoción de los escépticos (Trappero es el regidor que ha animado y prolongado la ovación) y de nuevo bochorno del resto.

Nos enganchan a la terminal y la peña se levanta y saca su equipaje de mano de los compartimentos al efecto. Pasan los minutos. Algo sucede. El Comandante nos ordena sentarnos; La policía va a hacer una comprobación rutinaria con nosotros dentro.

¡Acojone¡ ¿Bomba? ¿Los antecedentes de Estornudo Mortal? ¿Las seis latas de 50 cl de Other Half que Trappero se ha empeñado en llevar alojadas en el recto? ¿El Reino Unido quiere impedir que David Mateo monte un Telepizza en su suelo? A qué se nos jode el viaje antes de empezar.

Entran 2 maderos armados hasta los dientes. Sonríen transmitiendo una tensa calma. Llegan a nuestra altura y se llevan detenido al pájaro que estaba delante nuestro. A la señora que ha compartido fila con él le da un parraque.

Abandonamos el avión no sin que antes ligue con una azafata. Mi camiseta es un imán. Me pregunta. Le informo de que somos borrachos profesionales en misión oficial y se parte el culo. Los pasajeros me empujan; Adiós posibilidades.

A buen paso, especialmente el mío que quiero fumar, salimos de la terminal y esperamos a los que han facturado.

Hay una fuente de esas de chorritos que salen del suelo para que los niños pasen entre ellos. En Alcorcón hay 200 pero Trappero lo flipa. UK es el futuro.

Salen los facturadores. Hora de ir al metro. Pero ¿Dónde cojones está? Solo vemos la salida a los taxis y autobuses. Desconcierto. Esto con Gago no pasaba… Tampoco sabemos dónde está el hotel. Somos seis Paco Martinez Soria en Gatwick. ¿Nadie ha abierto el mail de Gago? Nadie.

Seis meses antes David Gago a la luz de un quinqué de aceite sumerge una pluma de ganso en tinta de calamar para iniciar la planificación del viaje. Para finales de Mayo la tiene lista. Pasa el manuscrito a su Olivetti aprovechando para revisarlo una vez más. Y por último, a un mes vista lo trascribe a su sistema informático, lo envía al comité a favor de la buena praxis del viajero y una vez tiene el OK nos lo hace llegar en tiempo y forma para que lo interioricemos. Pero no. Nadie lo abre. Y mira que una vez que lo abres es útil y se adapta a tu ritmo.

9.45 Horas llegada terminal

9.53 Pis.

9.56 Dirección norte (Pone EXIT) paseo aprox 3 minutos.

9.59 Cigarrito.

10.05. El metro está a 272 m a la izquierda. Tras un quiosco con un anuncio de L’Oreal en el que sale Kate Perry con generoso escote.

Y así hasta la vuelta….

En fin. Perdemos tiempo pero conseguimos orientarnos e incluso coger el metro correctamente de puto milagro. 6 Libras por barba En el vagón nos identificamos como españoles por el volumen de nuestra conversación. Damos la nota. David Mateo se sienta al lado de un Hindú o Paqui o similar trajeado que tiene los pelos de las orejas de 35 cm a pesar de lo cual ha conseguido introducirse unos auriculares. Vivir para ver.

El hotel está en Southwark. A pesar de nuestro ruralismo conseguimos llegar antes que GAGO y su grupo de losers. (20 segundos eso sí) Lo celebramos bailando en la calle. Gago se ríe pero en el fondo le ha dolido no tener que ir a buscarnos a objetos perdidos.

El hotel es un Traveloddge. Barato. Limpio. Bien situado y funcional. De lujo a nivel borrachos. La recepcionista es una madurita oriental con unas ganas de fiesta que lo flipas. Coquetea con Gago. (Suponemos que quedaron después, había magia entre ellos y flotaba en el aire. O eso, o llevaba la bolas chinas al máximo de potencia)

No son las 11 de la mañana cuando ya libres de bultos nos reunimos en el hall. Llevamos muchas horas despiertos y estamos con la seca. Destino Borough Market (un paseíto)

1ª parada; The Rake. Un taproom muy chulo con 20 grifos (4 de cask) Oferta en su mayoría del new craft británico. Tiene una terraza en la que hay mesas grandes y se puede fumar. A mí me encantó. Buen sitio para empezar o acabar la noche. Eso sí. Cierra pronto para nuestros horarios.

2ª parada: Market Porter. Justo en la puerta principal del Borough Market. Una pub clásico y muy grande. Madera como si no hubiera mañana. Posavasos por las paredes. Muy buen servicio. Por lo menos 30 cask (o más) y 4 o 5 Draft pedorrillos. Aquí empieza mi tragedia con el cask. Viví en Londres. Pero en una época de mi vida en la que mi madurez cervecera era la que tiene a día de hoy Kiko Rivera. Tenía mal recuerdo de los cask. Pero en España, en los últimos años, las 3 o 4 veces que me he topado con cask han sido experiencias muy satisfactorias. Pero no… Mis recuerdos eran veraces. A la segunda pinta de cask se me sale por las orejas y lo aborrezco. La peña entusiasmada. “The real ale” y un servidor buscando algo diferente como alma a la que lleva el diablo. Que malas están… Dios. (Ojo. Opinión personal. La mayoría lo disfrutó mucho)  

Por fin se cansan de beber sopa caliente de cereal y frutos secos y nos metemos en el Borough. (Cruzando la calle) Para los que no lo conozcáis el Borough es un mercado tradicional pero que se ha reconvertido en un centro gastronómico tanto de productos gourmet, restaurantes y puestos de comida take away. Visita imprescindible.

Un servidor va escupiendo malta cuando a 25 metros avista una OMNIPOLLO.

Yo tengo un gozo en el alma, GRANDE, gozo en el alma, GRANDE, gozo en el alma y en mi ser, aleluya gloria a Dios. Si men. Utobeer. Tienda chiquitita pero vanidosa y con un neverote dentro del Borough. Peinan bien. Barata no es. Pero tienen buena mandanga. Nos cargamos y vamos a buscar papeo. La oferta es inagotable. Hay más de 50 opciones con comida de todo el mundo. Yo opte por un delicioso kebab de pato. Y todo lo que probé del resto estaba delicioso.

 

En lo que Trappero come dos veces con postre. Es acojonante. Digno de ver. Ya vamos tarde al festival que empieza a las 15.00h.

Pillamos un UBER. El conductor es un negraco que hace parecer a Trappero pequeño y que apenas cabe en el coche. Se llama Patricio y vive en una piña en el fondo del mar.

Nos ofrece poner nuestra música. Craso error. En 5 minutos estamos cantando Enrique Iglesias es un directo de Facebook. Pero Patricio no se arruga y no solo menea su gigantesco cuerpo al ritmo de nuestros alaridos, sino que pide que le pongamos los Gipsy King´s y entonces es él el que canta Bamboleo con acento afro-inglés pero con buen tono y entusiasmo. Un crack el tío.

Llegamos al Extravaganza veinte minutos tarde. No pasa nada. Tenemos todo el día.

Como Trappero ya os contó lo que allí aconteció yo me centro en mi experiencia personal      

Pasamos de hacer colas y nos vamos a las cerveceras de flipar en las que se puede pedir sin colas. Vamos en comandita y a buen ritmo. Pero servidor tiene dos problemas. 1) Fuma 2) Su vejiga es del tamaño de la botella de agua que te dan los Cabify. ¿Consecuencias? Que me pierdo del grupo cada dos por tres. Eso sí, analizado mi hándicap, para no perder el ritmo me hago con un segundo vaso para que cada vez que me tocase salir llevar provisiones.  

Aun así socialmente es un desastre. Me paso la mitad del día solo y sin nadie que me controle. Eso me lleva a empezar a explorar todas las Barley Wine, las barricas y las Imperial Stout. A las siete voy como las Grecas. Así que me salgo a cenar. Me pillo un plato de comida cajún. Maíz y treinta cangrejos. Se me caen. Aun cocinados los cangrejos corren más que yo. Peo como hombre hambriento y obstinado que es uno los recojo pacientemente y aderezados con toda la mierda que había en el suelo me los como. Y no solo me los como. Me salvan la vida. Recupero la estabilidad y vuelta al ruedo con la sed que dan la salsa picantona y las pelusas ingeridas con los moluscos.

Vuelvo a las oscuridades y en seguida empiezan a aparecer los carteles de Sold Out. Y al rato en avalancha. Pero bueno, legamos a la hora del cierre probando cosas de los “desconocidos” que mantienen mandanga en los grifos y con los que nos llevamos alguna grata sorpresa.

Nos echan. Solo hay que observarnos para ver que lo hemos dado todo. Vaya cuadro.

En el metro, 4€ por 4 estaciones, la volvemos a liar y hay algún video glorioso de Trappero pidiendo dinero a los pasajeros en la lengua de Shakespeare. Se descojonan.

¿Al hotel? Y una polla como la manga de un abrigo. Sólo llevamos 12 horas bebiendo. A 200 metros del hotel hay un garito que cierra a la una.

Selección natural. El grupo se divide. Los killer vs los loser. Nos quedamos Gago, Bobby, David Mateo, Nacho, los Rubenes y un servidor.

The Ring. Nada destacable pero 12 grifillos que se agradecen tan cerca del hotel. Sitio agradable y con birra hasta tarde.

A pesar del ritmo del día aún les quedan fuerzas. A ellos. Yo estoy que me caigo pero con sed. Me pillo mi pinta y me voy a la terraza que hay unas mesas muy acogedoras con vistas al interior del local. Como buen bloguero me dedico a la observación. Mis chicos (Gago al frente) intiman con una par de guiris que han cometido la imprudencia de estar sueltas y solas a esas horas. Mola ver estos intentos de ritual de apareamiento desde fuera y medio piripi. Pavoneos, postureo, codos por la posición…

A los 10 minutos la situación es la siguiente: Son alemanas. Una morena monísima en los estándares de belleza actual. La otra rubia monísima también pero en los estándares del Siglo XVIII. Algunos dirían gordita. A mí me pareció rotunda y atractiva. La siglo XXI pasa de estos como de comer mierda pero se esfuerza por ser simpática. Gago le ha tostado bien la oreja, Mateo y Bobby han hecho esos acercamientos intermitentes que hacen los “casados” sin mala intención para recordar como se hacía, y el único que la ha hecho medio depertar es el niño que la aisla en una mesa y parece que la cosa medio fluye. Mientras Rubo, más inteligentemente, ataca a la maciza y yo me uno.

La  rubia está encantadísima con la situación y on fire. Último detalle importante: son huéspedes de nuestro hotel…. ¿A que se lía la cosa?

Nos echan a la 1. A nosotros y a las alemanas. Todos para el hotel. El bar está abierto y hay cosas como Goose Island (las líneas regulares, bastante pedorras por cierto)

El camarero es un chavalito de color que nos mira aterrorizado. Los Walking Dead en modo tuna y dos germanas con ganas de fiesta…. La liamos petarda. El tío (al que Bobby bautiza como Wilson) hace la mejor caja del año pero se la liamos de todos los colores. La situación con las chicas se clarifica aún más. La morena más codiciada se duerme. La rubia crece y crece hasta el punto de que la hago subir a ponerse el pijama y bajar para hacerse una foto conmigo. ¿Dónde estará esa foto? Pues aquí.

Muy arriba todos nos vamos a dormir que mañana va a ser un día muy duro. Nadie pilla. Entre otras cosas era logísticamente imposible. Pero nos hemos reido muuuucho.

La noche también tiene su crónica. Comparto habitación con Nacho (Octopus’s Garden – Beer Vlog ) 19 añitos y tierno… Mmmm.

Nos dormimos en cuanto tocamos la almohada, al menos yo. Dos horas después me despierto porque me está acariciando la cara con tierna dedicación. No le doy importancia y me vuelvo a dormir. Al rato me echa el brazo por encima; Me vuelvo a dormir. A las 5.35h me mesa la barba. Sigo sin acojonarme pero es raro; Me vuelvo a dormir. A las 8.45h me echa una pierna por lo alto y se impulsa hasta darme un pollazo en el bajo lomo y me hace la cucharilla.

Está dormido. No hay nada sexual en ello. Está claro que nota como a un misil le atrae el calor y se me viene. Pero el porrascazo es definitivo para un tío de mal dormir como yo así que me levanto, me ducho y me voy a buscar café hasta que bajen estos a las 10.30h…

Continuará….

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Recommended Posts
Comentarios
  • José Teddybeer
    Responder

    Me he estado descojonando de risa mientras leía: la planificación del viaje de David Gago, el hindo con pelos en las orejas de “35 cm”, los cangrejos cocinados que corrían más que tu,… me parto

    Un abrazo crack y deseando leer la próxima entrada

    • Israel Lopez
      Responder

      con ella estamos. un abrazo Jose

Deja un comentario

*

Contacta con nosotros.

¿Quieres preguntarnos algo? ¿O simplemente aportar algún contenido a la web? Déjanos un mensaje y nosotros te respondemos.

¿No lo entiendes? Cámbialo. captcha txt

Escribe lo que quieras y pulsa Intro para buscar: