De Madrid al tedio

 En editorial

De Madrid al tedio

Editorial.

Empezaremos reconociendo, antes de que con toda la razón del mundo nos lo recuerden, que es extremadamente fácil hablar desde esta posición en la que tus lentejas y la de los tuyos están confortablemente a salvo de todo riesgo. Hasta aquí nos sumamos a dicha corriente de opinión. Lo cual no quiere decir que no podamos ejercer nuestro derecho de opinar, esto es una editorial y por ende parcial y subjetiva, como lo que somos: grandes consumidores de craft en Madrid. Estamos facultados para ello como clientes y como testigos directos de la mayoría de movimientos de este mercado.

En segundo lugar hacemos constar que la mayoría de profesionales y entendidos del sector en Madrid o directamente no están de acuerdo o le ven muchas lagunas a lo que aquí exponemos, en la mayoría de los casos empujados e influidos por la primera puntualización que recalcamos. No es nuestro patrimonio el que está en juego.

Con todo queremos expresar y expresamos nuestra opinión.

El mercado de la cerveza artesana a nivel hostelería en Madrid está en un momento de franca y plausible expansión. 2017 ha sido un año plagado de aperturas, inauguraciones e incorporaciones al pequeño mercado que conocíamos. El Sainete, Ópalo, La Zurbanita, La Fermentería, Craft Against The Machine, Nordwich, Brew Wild Pizza Bar, Pez Tortilla La Latina, Labirratorium y no sigo para no aburrir… en 2017 nuestras opciones se han multiplicado por 3 o por 4. Y como consumidores hemos asistido a esta explosión con ilusión, satisfacción e inmensas expectativas.

Pero no solo a nivel hostelero ha habido revolución. Madrid carecía de un festival a pesar de ser el mayor núcleo urbano del país y por lo tanto el de mayor número de consumidores potenciales de cualquier producto. Casi duplicando al segundo pero con un nivel de madurez cervecera muy por debajo de ciudades como Barcelona o Vitoria por poner dos ejemplos. Pero ahí están esos más de tres millones de gargantas sedientas y espíritus ávidos de novedades sensoriales y gustativas. 3 millones de consumidores que están, suponemos, alineados con las inquietudes intelectuales y formativas que en el siglo XXI ya han corroborado otros sectores como la gastronomía, los productos gourmet, el vino o destilados como la ginebra. Hay demanda de productos de calidad y de oferta formativa que conduzca a descubrir  nuevos sabores y ampliar conocimientos.

Pues este pedazo de mercado carecía de un festival. Ya no a su altura. Carecía de cualquier tipo de festival más allá de los pequeños eventos del tipo que organizó Yria/Zombier en el Mercado de Vallehermoso. Y lo que es más curioso… la mayoría del sector tenía serias dudas de la viabilidad de un festival en Madrid. 

2017 también ha resuelto esa cuestión. Dos ediciones de Beermad han corroborado lo que otros suponíamos. Hay audiencia para el Craft en Madrid y Beermad en sus dos ediciones ha sido rentable para organización y expositores. 

¿Han estado en términos de calidad cervecera a la altura de esta plaza? Para nosotros no. Pero la segunda edición mejoró a la primera y esperamos que la progresión continúe en futuras ediciones. 

Suena bien ¿no? Suena francamente bien. Los consumidores de craft en Madrid no podemos quejarnos si echamos la vista atrás y comparamos lo que tenemos con lo que había hace justo un año.

¿O si podemos?

Nosotros creemos que sí. Que el mercado está creciendo solo en una dirección y que este aumento de oferta no ha supuesto un aumento de la calidad y diversidad de forma exponencial.

En resumen, y salvo pocas excepciones, hay mucho más de lo mismo.

El mercado ha evolucionado y lo que es peor sigue evolucionando sobre una mentira, una media verdad o como mínimo una poderosa incógnita. No hay clientes para cervezas raras, caras, exclusivas, extremas o diferentes.

Es una máxima que, salvo unos pocos ilusos, defiende en mayor o menor medida todo el sector.

¿Consecuencia? Aburrimiento y falta de variedad y “calidad” en la oferta.

Por increíble que parezca tras haberos contado que las posibilidades se han multiplicado por tres o por cuatro, las últimas veces que hemos hecho ruta los integrantes de este blog/podcast y amigos nos hemos encontrado bebiendo por beber… que está muy bien y nos encanta, pero una ruta de jornada laboral completa y llegar a casa sin tener que meter nada nuevo destacable en el blog o en Untappd es bastante frustrante.

O por pasiva cuando estás en casa dudando entre salir a socializar o tener una cita onanista con tu nevera. Buscas en las redes las pizarras y no hay ni un solo grifo que te ponga lo suficientemente cachondo para vestirte y arrojarte a las calles.

Madrid se revoluciona si llega KBS… Es así. Y eso que ha llegado treinta veces.

De mis últimas salidas que son bastantes solo recuerdo con cariño, de barril, una Neipa de Fermún (citramango) que estaba en Fogg y Brew Wild y una IPA de Warpigs en el Sainete.

Pero no hay mercado…. curiosamente el mejor finde del Brew Wild fue cuando hizo el After Mash con pepinos procedentes del festival de Barcelona. La tienda de la cerveza pincha una geuze normalita de Cantillon que dura 4 horas y así podríamos seguir con varios ejemplos. Y a los galos… si… hay una aldea gala en Madrid… Be Hoppy una tienda en la que no caben a la vez 15 personas de nuestro tamaño es el que prácticamente siempre tiene un pepino en uno de sus dos grifos sin que, hasta donde sabemos, se le haya atrancado ninguno.

Además es una lección de inteligencia empresarial. Las pone bien de precio. Te atrae a probarlas. Y ya que estás allí pues te llevas 30€ en birras. Lo que no ingresa con el barril, que no creo que pierda, lo compensa con la caja.

Lo mismo sucede en un bar. Si alguien tiene una cigar city, una praire, o cualquier otro pepino el que vaya raramente se va a tomar solo una. Se tomará dos o tres de otros grifos y lo mismo hasta come o cena algo. Un pepino es un anzuelo además de dar caché al establecimiento y darnos satisfacción a los frikis y a los no tan frikis.

La realidad de Madrid es que hay lo mismo en todos los sitios. Solo entre Nómada/Founders, La Quince, Mad Brewing y en otros escalones de precio Arriaca, La Virgen, Cibeles (esta se ve cada vez menos) y La Sagra igual se nos van la mitad o más de los grifos de Madrid. Que quede claro que aplaudimos la política comercial de estas cerveceras, en especial la de Nómada/Founders que gracias al trabajo del gran Facun está metiendo grifos en un montón de sitios que no eran craft y con eso ganamos todos.

No vamos a entrar en el tema de tener grifos fijos de cerveceras artesanas más económicas y con pulmón para ayudarte a montarlos o a tener neveras o que te ponen las mesas etc… Si es un win-win para los locales pues siempre será mejor que tener grifos de Mahou, ¿pero es necesario que todo el mundo tenga lo mismo? ¿Dónde está la comunicación? Salé una novedad que está cojonuda y el barril está en precio. Genial.  Pero no hace falta que la pinche a la vez en el 80% de los locales. Se podrían coordinar y se acabaría vendiendo exactamente igual evitando que los consumidores se encuentren con la misma birra una y otra vez en cada sitio. El craft es variedad. Y la variedad no se refiere a un solo bar sino a un área, ruta, zona, o incluso ciudad como el caso de Vitoria.

Te levantas, abres el Facebook y te encuentras que Biercab anuncia 8 grifos de Praire Bomb en 8 barricas diferentes. Eso además de otros 10 grifos brutales y una nevera para enmarcar. Pero es que si vas a Barcelona no es solo Biercab. En la inmensa mayoría de los mucho locales que visitamos había 2 o más grifos con cervezas irresistibles y en ningún caso reiteraciones como sucede aquí… ¿Necesitamos 8 grifos de Praire Bomb en un mismo local? Pues no. Pero Madrid si necesita y merece 8 grifos en toda la ciudad que te saquen de casa.

8 grifos para 3 millones de consumidores no es mucho pedir.

Como decía al principio la opinión generalizada es que no es así. Que el mercado está inmaduro y que si pincha eso te lo comes. Y pueden tener razón. Especialmente si mantienes una política de rentabilidad unitaria por grifo. Si quieres la misma rentabilidad en un grifo de La Virgen o de La Quince que en un grifo de un barril de 300€ veinte litros mal vamos. Efectivamente Madrid no está preparada para pintas de 25€. Pero Barcelona tampoco y las birras salen y funcionan. El efecto anzuelo de estos grifos está más que demostrado y solo hay que tener una política empresarial de precios dinámicos para que cuadre la ecuación. Un grifo de un peino arrastra al consumo del resto, de la nevera, y de la cocina. Especialmente si los cuidas.

Hace no mucho se elevó el rumor de un Biercab en Madrid a raíz de una visita de sus socios a la capital. Si llegará a ver la luz o no solo lo saben ellos. Pero lo que si estoy absolutamente convencido es que el primero que abra un local con esta política triunfará. Y ese será el momento de recordarles a los actuales que no se puede nadar y guardar la ropa porque Madrid es mucho más de lo que hoy se asevera que es. Primero fue el Beermad y mañana será el Biercab o el XXXXXXXXX bar el que confirme el potencial de este mercado y que teníamos razón. Hasta entonces seguiremos yendo a los taprooms más a ver a la gente y a socializar que a vivir experiencias craft que pueden ser, a día de hoy, mucho más satisfactorias en casa.

 

 

Recommended Posts
Comentario
  • José Teddybeer
    Responder

    No cabe duda que la escena madrileña ha cambiado sobre todo en este último año y eso es innegable. Tu visión es muy diferente a la mía. Me explico: tu sales y te haces buenas tournes por locales de Madrid, según veo por las redes; yo en cambio salgo muy de cuendo en cuando. Dos visiones bien distintas. Es normal y te entiendo cuando dices que muchas veces sales y cuando regresas no has encontrado ningún tick que poner en Untappd. Yo en cambio cualdo salgo tengo que ir a base de tastings para probar de todo y lo que me gusta repetir en formato más grande.

    Por otro lado comparto tu opinión que a poco que un local tuviera un birrote arrastraría a una gran masa que no sólo consumiría aquella. Sigo diciendo lo mismo y es que a pesar de todo, de las nuevas aperturas, de los festivales que parece ser que se afianzan, etc; ni que decir qur todo ello está muy bien…, nos falta madurez, y es que es cierto: traen KBS a Madrid y se revoluciona todo el mundo.

    Saludos!!

Deja un comentario

*

Contacta con nosotros.

¿Quieres preguntarnos algo? ¿O simplemente aportar algún contenido a la web? Déjanos un mensaje y nosotros te respondemos.

¿No lo entiendes? Cámbialo. captcha txt

Escribe lo que quieras y pulsa Intro para buscar: